Chiskey

Receta de chiskey

Tarta de queso sin horno o chiskey frío y fácil de hacer, hecho con una base de galletas, mantequilla y limón, crema de queso, nata y gelatina, y frutos rojos.

¿Quieres ver los ingredientes para Chiskey?

Descubre los ingredientes para hacer Chiskey pinchando aquí:

¿Cómo hacer chiskey?

Hacemos la base de la chiskey:
1

Trituramos las galletas y las echamos en un bol. Derretimos la mantequilla en el microondas y exprimimos el zumo al limón. Echamos ambos líquidos en el bol junto a las galletas.

2

Mezclamos bien hasta tener una especie de pasta que distribuiremos en el fondo del molde que hayamos elegido para hacer muestro postre de chiskey de queso. Reservamos en el refrigerador mientras hacemos la crema.

Hacemos la crema de queso:
3

Calentamos la crema de leche en un cazo y cuando esté a unos 50ºC (humeante, pero ni mucho menos bullente), añadimos el azúcar y la gelatina en polvo.

4

Removemos muy bien, echamos el queso Philadelphia y retiramos el cazo del fuego.

5

Seguimos removiendo durante un par de minutos más.

Terminamos nuestra chiskey de queso:
6

Ya sólo nos queda echar la crema del chiskey sobre la base de galletas, dejar que se enfríe a temperatura ambiente, e introducirla finalmente en el frigorífico para que se enfríe y se endurezca. Sin duda la chiskey de queso frío es un postre delicioso y muy muy sencillo

Decoramos nuestra chiskey de frutilla:
7

Aunque esto es opcional, lo típico es terminar el chiskey echando por encima frutillas (generalmente, frutos, rojos). Para ello, podemos hacer por ejemplo una chiskey de fresas añadiendo fresas lavadas y sin rabito y echando luego por encima mermelada de fresa previamente reducida con un poco de agua en un cazo a fuego lento.

8

Lo mismo te gusta más usar otras mermeladas, como la de frutos rojos, teniendo así una chiskey de frutos rojos delicosa. La mermelada de melocotón, la de fresa, la de naranja, también pueden ser buenas opciones para hacer recetas de chiskey frías y con sabores bien diferenciados.

9

Eso sí, siempre debemos decorar la chiskey una vez endurecida la crema de queso y debemos dejarla de nuevo en el frigorífico una vez adornada, para que todo se endurezca en conjunto y al cortar nuestra chiskey de queso no se nos desmorone.

Foto orientativa: Tracyhunter

Nota del autor:

Aunque no todos los chiskey se hacen con la misma base, la que explicamos en este caso es una base que sirve para cualquier receta de la chiskey casera.

Opcionalmente, la crema del chiskey de queso también se puede hacer calentando en el microondas un poco de la nata hasta que esté bien calentita, para diluir en ella la gelatina. Luego echaríamos en un bol el resto de la nata junto con el azúcar y la nata caliente con la gelatina, y lo batiríamos bien hasta que el azúcar estuviera bien disuelva (lo ideal en este caso es usar el azúcar glass o azúcar impalpable para que no tengamos la sensación de morder el azúcar cuando nos comamos el pastel). Por último, añadiríamos el queso crema y mezclaríamos hasta tener una crema homogénea.

Si no te gusta el toque del limón en la base, o no te parece que vaya a quedar bien si haces otra receta de pastel chiscake con sabores, no lo añadas, no es un problema. Lo mismo, por ejemplo, yo no lo añadiría si haces la Chiscakey de chocolate blanco, no son sabores que me peguen.

Si quieres puedes añadir a la base un toque de azúcar y un poco de canela, para la Chiscakey de limón por ejemplo, el sabor de la canela es genial y yo lo añadiría sin dudarlo.

Lo ideal para hacer esta receta de chiskey es que utilices un molde de los que se desmoldan, pues lo bonito es llevar el pastel a la mesa sin molde, para que se vea lo bonita que es la tarta, y poder cortar las porciones sin problema. Si el molde no es desmoldable, sacar sobre todo la primera porción será muy complicado y lo más normal es salga fea o se rompa.

La palabra "chiskey" es la adaptación al "spanglish" de la expresión "cheese cake (cheesecake)", que podríamos traducir como tarta de queso o pastel de queso.

Entre las recetas que he encontrado en Internet, me gustaría destacar dos que suelo hacer. Una es la clásica chiskey o cheesecake de limón que se puede ver en este vídeo:

La otra, me encanta por su sabor distinto, ya que se utiliza para su elaboración galletas oreo de chocolate... ¿No os apetece sólo de leerlo?

Y por último, una tarta que tengo muchas ganas de hacer es la de cerezas que se puede ver en este vídeo y que aunque no he hecho estoy segura que será la próxima tarta de queso que haga... Eso sí, seguramente la haga siguiendo mi receta y dándole pincelas a la que se ve en el vídeo.